Educar las emociones

Ratio:  / 0
MaloBueno 

 

 

Tema:

Educar las emociones

 

Lic. Patrick Willeth Rodriguez Vega

 

introducción

 

Con la realización de este trabajo, se busca desarrollar el tema en cuestión, de tal manera proyectar un breve panorama acerca de la importancia y aspectos concernientes a la educación de las emociones, y como esto es un tema de interés e importancia para cada uno de nosotros.

Educativamente, el hecho de educarnos en las emociones, tiene su importancia docente, para propiciar en nuestros estudiantes y instituciones aspectos de educación emocional productiva, así mismo como un componente para ser desarrollado en las habilidades blandas necesarias en la inserción social y laboral de nuestros estudiantes en un futuro cercano.

Seguidamente se abordaran aspectos teóricos y prácticos acerca de las emociones, sus componentes y descripciones, los detalles de la educación emocional, y como se aplica en las personas.

En este sentido, se hace una breve exposición de los principales aspectos del tema, para una comprensión general de la importancia del mismo.

A pesar, que se hablara de educación, cabe recalcar, que los elementos teóricos y prácticos aquí expuestos, son de aplicación en múltiples contextos de desarrollo humano.

 

 

marco teórico

 

Hoy en día existen infinidad de estudios que respaldan el aspecto de la importancia de ser conscientes de nuestras emociones, ya que muchos estudios científicos y médicos, demuestran que nuestras emociones cumplen un papel importante en nuestra salud física y mental; las enfermedades psicosomáticas han tenido un considerable estudio estadístico y medico, para determinar mecanismos y medios que las personas puedan emplear para que comiencen a ser conscientes de sus emociones y tomar control de su vida y de sus pensamientos, ideas y emociones.

 

Al respecto se ve importante citar lo siguiente:

“Ser conscientes de nuestras emociones y responsabilizarnos de ella es fundamental para nuestro bienestar mental” (La mente es maravillosa)

 

En este sentido, si queremos obtener una mejor calidad de vida, relaciones interpersonales buenas, emotividad, motivación, afectividad, seguridad de si mismo, autoestima, superación personal, éxito, es necesario tomar especial atención al hecho de educarnos en las emociones.

 

“Nos enseñaron desde niños cómo se forma un cuerpo, sus órganos, sus huesos, sus funciones, sus sitios, pero nunca supimos de qué estaba hecha el alma” (Mario Benedetti, citado por La mente es maravillosa)

 

La importancia de las emociones radica en múltiples aspectos, principalmente en el modo de interactuar en el mundo en el que vivimos, podríamos ampliar:

“Las emociones determinan nuestra relación con el mundo. Nuestra salud mental y bienestar personal se influyen mutuamente, dependiendo en gran medida de cómo nos relacionamos con el mundo, así de las emociones que se generan” (La mente es maravillosa)

 

Es increíble, pero uno de nuestros principales identificadores como seres humanos son las emociones, y es lo primero que aprendemos a desarrollar desde el vientre materno, y es lo que inicialmente nos permite comunicarnos, hacernos entender, expresarnos, interpretar el mundo, que nos interpreten, y hacer visible nuestra identidad y autenticidad.

Una persona que no tiene control sobre sus emociones, constantemente esta buscando identidad, aceptación, es inestable, y no establece relaciones estables; esto porque no aprendió a ser consciente de ello a muy temprana edad o por circunstancias que afectaron ese proceso.

 

Es importante agregar que:

“Además, las emociones también funcionan como indicadores de nuestro interior. Por eso, un consejo cuando sintamos una emoción es preguntarnos: ¿para qué me sirve esta emoción?” (La mente es maravillosa)

 

Porque es importante educar en emociones?

 

El aprender sobre nuestras emociones, a identificarlas, controlarlas, manejarlas, enfrentarlas, encausarlas, de tal manera que podamos superar las adversidades y superarnos, determina la importancia de educarnos en ello, al respecto:

1. Las emociones nos aportan información sobre nuestra relación con el entorno. Experimentamos alegría o satisfacción cuando las cosas nos van bien, y tristeza o desesperanza, cuando sucede todo lo contrario, como que experimentemos pérdidas o amenazas.

2. Cada vez que experimentamos una emoción, podemos crear pensamientos acordes a ésta, interviniendo además nuestro sistema nervioso como el preparador del organismo para la mejor respuesta.

3. Nuestras emociones pueden ser nuestra mayor fortaleza o nuestra peor debilidad. Todo depende de cómo las manejamos.

4. Las emociones son como un sistema de alarma que se activan cuando detectamos algún cambio en la situación que nos rodea; son recursos adaptativos que los seres humanos presentamos, y que dan prioridad a la información más relevante para cada uno, activando así diferentes procesos que nos permitirán dar una respuesta. (La mente es maravillosa)

 

En la niñez, es el mejor momento para educar las emociones, ya que esta etapa del desarrollo humano, define mucho la características de la personalidad y el temperamento, en tal medida, los niños tienden a ser negativos en tanto tengan descritos emocionales y tienden a ser positivos cuantos más éxitos tengan, en esto también median los adultos y como los niños observan lo que proyectan en lo que ellos hacen y como son motivados o no por sus padres, maestros y demás; al respecto:

“Así una adecuada educación emocional, permitirá adquirir destrezas para el manejo de los estados emocionales, reducir las emociones negativas y aumentar en buena medida, las emociones positivas” (La mente es maravillosa)

 

La resolución de los conflictos, tiene un principal componente emocional, y será determinado por la experiencia que al respecto el individuo ha tenido, al respecto se denota:

“En este sentido, podemos mencionar por ejemplo, el saber resolver de manera asertiva los conflictos, encajar una frustración a corto plazo a cambio de una recompensa a largo plazo y manejar nuestros estados de ánimos para motivarnos” (La mente es maravillosa)

 

Esto representa, en gran medida, que las personas que manejan y son motivadas e intervenidas correctamente, educando sus emociones, aprenden a llevar vidas funcionales, perseverantes, motivadores, exitosas, plenas; ya que en la medida que trabajan sus emociones productivamente.

 

En el proceso de aprender a educarnos en las emociones, podríamos hablar que las emociones se establecen por las experiencias que la persona vive, sean estas agradables o no, y se pueden modificar en tanto la persona así lo decida; en este sentido podremos:

1. Recuperarnos antes en el tiempo de la experimentación de emociones negativas.

2. Adoptar una actitud positiva ante la vida.

3. Ser más optimistas, pero no en exceso.

4. Saber expresar nuestros sentimientos.

5. Tener una autoestima realista.

6. Presentar capacidad de cooperación y una buena resolución de conflictos. (La mente es maravillosa)

 

En el desarrollo y aprovechamiento de los recursos que nos permiten comenzar a tener una educación en las emociones es necesario el implementar un “programa de educación emocional. Por que estos programas de educación emocional se ha demostrado que tienen un efecto positivo sobre el ajuste psicológico, sobre el rendimiento académico y sobre las relaciones sociales, y disminuyen también las conductas de agresión” (Silvia Álava Sordo)

 

“De acuerdo con lo planteado por Goleman (1996, 1999, 2001), la inteligencia emocional tiene un componente intrapersonal y un componente interpersonal. Lo intrapersonal comprende las capa- cidades para la identificación, comprensión y control de las emociones en uno mismo, que se mani- fiestan en la autoconciencia y el autocontrol. El componente interpersonal, comprende a su vez la capacidad de identificar y comprender las emociones de las otras personas, lo que en psicología se denomina ser empático; y la capacidad de relacionarnos socialmente de una manera positiva; es decir, poseer habilidades sociales” (Mireya Vivas, Domingo Gallego, Belkis González)

 

Al respecto es importante concordar que estos procesos incorporan aspectos básicos a trabajar y reforzar en los niños, tales como:

1. la importancia de la comunicación, 

2. expresar sus emociones, a decir cómo se sienten. 

3. la empatía: saber cómo te sientes tu pero también como se está sintiendo la otra persona. 

4. Cuándo aplicamos la empatía, 

5. cuándo nosotros somos empáticos 

6. las relaciones sociales sanas, ,  

7. cuál es la conducta que debemos tener,

8. la tolerancia,

9. manejar la frustración positivamente,

10. modular mi comportamiento conscientemente,

11. que mi conducta tiene implicaciones,

12. mis sentimientos valen y los de los demás también,

13. saber identificar las emociones. (Silvia Álava Sordo)

 

Los pilares básicos en los cuales todo proceso de aprendizaje de las emociones debe fundamentarse, debe estar caracterizado por:

1. - que los niños aprendan a percibir sus propias emociones, tanto las suyas como las de los demás

- 2. que aprendan a comprender las emociones, que les está ocurriendo a ellos y a los demás.

- 3. que esas emociones les faciliten también su comportamiento

- 4. que aprendan a gestionarlas y canalizarlas. (Silvia Álava Sordo)

 

Actualmente se está de acuerdo en considerar que las emociones constituyen una serie de mecanismos corporales desarrollados durante la historia evolutiva de los organismos, cuyo principal objetivo es aumentar la homeostasis, la supervivencia y el bienestar del organismo (Adolphs, 2002). Genéricamente, podemos establecer tres funciones principales:

 

1.  Adaptativa

Facilitan el ajuste del organismo a nuevas condiciones ambientales. 

 

2. Motivacional

 Potencia y dirigiendo conductas.

 

3. Intrapersonal

Como fuente de información.

 

4. Interpersonal

En una dimensión social, comunicando sentimientos e intenciones principalmente de manera no verbal, influyendo en la conducta de otros y potenciando las relaciones.

 

Mireya Vivas, Domingo Gallego, Belkis González, citan a autores como Fernández-Abascal, Martín y Domínguez (: ), que clasifican las emociones en primarias, secundarias, positivas, negativas y neutras. Las describen de la siguiente manera:

1. Emociones primarias: parecen poseer una alta carga genética, en el sentido que presentan respuestas emocionales preorganizadas que, aunque son modeladas por el aprendizaje y la experiencia, están presentes en todas las personas y culturas.

2. Emociones secundarias: emanan de las primarias, se deben en gran grado al desarrollo individual y sus respuestas difieren ampliamente de unas personas a otras.

3. Emociones negativas: implican sentimientos desagradables, valoración de la situación como dañina y la movilización de muchos recursos para su afrontamiento. Ej.: el miedo, la ira, la tristeza y el asco.

4. Emociones positivas: son aquellas que implican sentimientos agradables, valoración de la situación como beneficiosa, tienen una duración temporal muy corta y movilizan escasos recursos para su afrontamiento. Ej.: felicidad.

5. Emociones neutras: son las que no producen intrínsicamente reacciones ni agradables ni desagradables, es decir que no pueden considerarse ni como positivas ni como negativas, y tienen como finalidad el facilitar la aparición de posteriores estados emocionales. Ej.: la sorpresa.

 

Todo programa que pretenda implementar un proceso de educación de las emociones debe incorporar estos aspectos que ya hemos mencionado; sin embargo, muchas actividades que diariamente pueden aplicar las personas para comenzar a desarrollar estos aspectos se pueden relacionar con:

1. actividades artísticas como la pintura, la música, tocar un instrumento, el dibujo, entre otros actividades que dirijan el estado de satisfacción,

2. la escritura, el escribir es un medio de expresión emocional, usando diarios, computadora, o cualquier medio de escritura a modo de expresarnos, ideas, pensamientos, sentimientos, etc.

3. la comprensión y el hecho de pensar primero antes de actuar, nos anima a ser aún más conscientes en nuestras emociones,

4. enfrentar las emociones y sentimientos que no nos agradan, no evadiéndolos, sino controlarlos, solucionarlos, ser ingeniosos

5. no evitar sentir las emociones, sino acercarse a ellas, sumergirse y aprender a nadar en ellas y salir a flote

6. convertirnos en excelentes comunicadores, que nuestra comunicación sea fluida y fácilmente seamos comprendidos

7. ignorar lo que no me hace mejor persona, y ser mi motivador principal (ABC. es)

 

Es necesario desarrollar las cinco competencias emocionales, que se describen como:

1-  DARSE MÁS CUENTA de lo que siente,  y a aceptar y validar sus emociones.

2- aprenda a CONTROLAR  aquellas emociones que  le hacen sentirse  mal o que hacen sentirse mal a otros y  que no le ayudan a conseguir sus propósitos.

3-   fijar sus  propias metas  y a ser constante, AUTODISCIPLINADO y, en definitiva, RESPONSABLE.

4-  interesarse por los demás: por lo que sienten,   por lo que hacen.  Que desarrolle SU EMPATIA.

5-  desarrolle sus HABILIDADES SOCIALES para relacionarse mejor con otras personas y  poder resolver por sí mismo/a  sus problemas. (Universidad Popular de Zaragoza)

 

Es importante considerar que los procesos de educación de las emociones, empiezan principalmente despertando en uno mismo, a pesar que existan agentes, personas, profesionales que intenten iniciar en nosotros tal proceso, pero en definitiva, es la misma persona quien da el primer paso a realmente comenzar a educarse emocionalmente; así como nos hacemos diestros en disciplinas, deportes, habilidades, conocimientos, también, debemos invertir tiempo y atención a disciplinarnos en las emociones.

 

 

conclusiones

 

Con la realización del presente trabajo se puede concluir que:

Las personas deben tomar más en cuidado y atención, el hecho de invertir en educarse emocionalmente, ya que esta demostrado que las principales causas de los padecimientos que experimentan las personas, tiene su causa emocional de desestavilidad.

Es importante implementar un proceso constante de autoanalisis, acerca de mi estado emocional diario, identificar fuentes que me desestavilizan emocionalmente, y tomar control de ellas, analizar mis relaciones conscientes e inconscientes, escuchar a los demás acerca de mi comportamiento y estudiar mis reacciones, medir mi intensidad y alcances emocionales, saber hasta donde llega mi tolerancia y mi intolerancia a ciertos estímulos, y ser consciente de mis limitantes y trabajar en mis fortalezas para mejorar mis debilidades.

Todo es parte de un mejoramiento, y siempre estamos cambiando, mejorando, de igual modo, en nuestras emociones estamos cambiando, descubriendo, asimilando, aprendiendo, nada es definido y constante, en el mundo de las emociones, siempre estamos trasformándolas, solo las personas que no superan sus barreras emocionales, mantienen los mismos patrones de conducta y chicos bisiosos, y no logran avanzar.

Es importante, considerar siempre, que si no logramos obtener resultados positivos en algo concerniente a nuestra emociones, siempre es positivo buscar ayuda, entre más profesional sea, es mucho mejor, ya que podremos ser educados emocionalmente más productivamente, con herramientas, estrategias y mecanismos ya concretados y especificados para cada persona.

Recordemos que somos personas integrales, cada aspecto de nuestra identidad, nos afecta, y mucho más si no funciona adecuadamente, en tal medida, es vital, buscar siempre un equilibrio en nuestra identidad personal, la cual tiene un gran componente emocional y por lo tanto, entre más educados estemos al respecto, será más fácil alcanzar un equilibrio sano en nuestras emociones.

 

 

bibliografía

 

La mente es maravillosa. Educar en emociones. En linea: https://lamenteesmaravillosa.com/educar-en-emociones/

 

Silvia Álava Sordo. Cómo educar las emociones de los hijos La importancia de la inteligencia emocional en los niños. Guiainfantil.com. En linea: http://www.guiainfantil.com/articulos/educacion/aprendizaje/como-educar-las-emociones-de-los-hijos/

ABC. es. La importancia de educar en las emociones. En linea: http://www.abc.es/familia-padres-hijos/20150613/abci-padres-hijos-emociones-201506111701.html

 

Hospital Sant Joan de Déu, 06/03/2012. ¿Cómo educar las emociones? La inteligencia emocional en la infancia y la adolescencia. En linea: http://faros.hsjdbcn.org/es/cuaderno-faro/como-educar-emociones-inteligencia-emocional-infancia-adolescencia

 

Universidad Popular de Zaragoza, viernes, 4 de septiembre de 2015. EDUCAR LA INTELIGENCIA EMOCIONAL. En linea: http://escueladepadresymadresupz.blogspot.com/2012/12/educar-la-inteligencia-emocional.html

 

Mireya Vivas, Domingo Gallego, Belkis González, 2da edición 2007. Educar las emociones. Producciones Editoriales C. A. Mérida, Venezuela.

 

Boeree, D. C. (20 de 7 de 2015). Psicologia Online. Recuperado el 20 de 7 de 2015, de Psicologia Online: http://www.psicologia-online.com/ebooks/general/emocional.htm

 

Francois, T. (20 de 7 de 2015). Wix.com. Recuperado el 20 de 7 de 2015, de Wix.com: http://palopa3.wix.com/neurofisiologia#!sistema-lmbico/c19c2

 

James W. What is emotion? Mind 1884; 9: 188-205.

 

 

Silverthon, D. U. (2007). Human Physiology. En D. U. Silverthon, Human Physiology (Vol. IV, pág. 306). Madrid, España: Editorial Medica panamericana.

 

Información adicional